¡Bienveni@s a Educar para Vivir!                                              

En el horizonte de nuestra filosofía de trabajo tenemos el objetivo de denotar el alcance transformador que tiene la Educación para el Desarrollo Sostenible, la cual pretendemos desarrollar en los diferentes contextos sociales en los que trabajamos. La educación no es solamente un derecho humano básico, sino también un componente esencial del desarrollo económico y social. De hecho, al planificarse adecuadamente las acciones e inversiones en educación, se obtiene un buen dividendo, y especialmente en los países menos desarrollados, donde se logra reducir la pobreza.

El equipo pedagógico “EDUCAR PARA VIVIR” tiene como finalidad promover la formación de los diferentes agentes educativos en técnicas metodológicas innovadoras, con una perspectiva internacional, en orden a conseguir la concienciación y la participación ciudadana frente los problemas actuales del mundo y del entorno de los implicados. Para ello, partimos del enfoque de Educación para la Ciudadanía Global, donde la creación de materiales y actividades curriculares alternativas al libro de texto sustentan el instrumento metodológico adecuado para captar la dialogicidad humana y la cohesión constructivista entre los diferentes agentes educativos a nivel local: el alumnado, las familias, los docentes, las instituciones y los medios de comunicación.

Y para ello, nuestra labor parte de un nuevo enfoque ético freireano asentado en los valores concientizadores para fomentar una educación democrática y responsable en las escuelas, donde la actitud de los docentes desempeña un papel muy importante como actores democratizadores de la responsabilidad y la sostenibilidad, pues somos agentes de sensibilización y formación de la comunidad educativa, y especialmente de los niños, niñas y jóvenes.

Consecuentemente, consideramos que la Educación para la Ciudadanía Global posee la capacidad de actuar como germen de cambio social a nivel local y global, al crear un conflicto cognitivo entre los diversos actores educativos y construir, de este modo, un aprendizaje significativo que dé como frutos una actitud emprendedora sustentada en la praxis, es decir, en la actuación y la participación de la ciudadanía, consciente, en la resolución de problemas sociales.

Por lo tanto, consideramos que la escuela debe ser percibida como el lugar donde se aprende, más que el lugar donde se enseña, logrando una educación activa y participativa, difundiendo los conocimientos de forma transdisciplinar e incluyendo a todos los agentes educativos, pues representa una tarea necesaria para potenciar un pensamiento dinámico, crítico y generador de nuevas ideas que promuevan un desarrollo económico y social, encaminadas a crear un mundo mejor en el futuro.

¡Muchas gracias por vuestra visita!

Licencia Creative Commons
Educar para Vivir se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.