Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Entrevista al Sr. Federico Mayor Zaragoza

 

Día Escolar de No-violencia y Paz: Entrevista al Sr. Federico Mayor Zaragoza, Ex-Director General UNESCO from Global Education Magazine on Vimeo.

 

Javier Collado Ruano: Buenas tardes, estamos con un invitado especial: Don Federico Mayor Zaragoza.
Federico Mayor Zaragoza: Buenas tardes.
JCR: Gracias por recibirnos.
FMZ: Gracias por esta entrevista en un día tan señalado.
JCR: Como saben, hoy 30 de Enero es el Día Escolar de la No-Violencia y la Paz, y desde la ONG Educar Para Vivir y la revista Global Education Magazine, vamos a hacer unas preguntas a nuestro invitado. Muchas gracias. En primer lugar queríamos saber, después de toda su experiencia como Ministro de Educación y Ciencia, como Diputado del Parlamento Europeo, como Director General de la UNESCO y como Presidente de la Fundación Cultura de Paz, ¿Cuál es su opinión respecto al papel de la educación en la sociedad-mundo actual?
FMZ: Este es un papel que los filósofos, los pensadores, desde hace ya muchos años están todos de acuerdo, la educación es un proceso que tiene que llevar a cada persona, a cada ser humano único, a poder ejercer plenamente unas facultades que le distinguen, son exclusivas, del resto de los seres vivos. Esto es educación. Se confunde, sobre todo en estos momentos de debacle occidental donde se han confundido tanto los valores éticos con los bursátiles. Hay mucha confusión, y se piensa a veces que se trata de capacitación o se trata de adquisición de una serie de destrezas y habilidades profesionales. No. Educación, dice la Constitución de la UNESCO es formar a seres humanos libres y responsables. ¡Mire que maravilla! Lo que tenemos que ser es libres, tenemos que actuar realmente en virtud de nuestras propias reflexiones. No tenemos que estar siempre pensando atemorizados. Uno tiene que pensar, tiene que tener tiempo para pensar, para imaginar, para crear, para anticiparse… Estas funciones que son esenciales. Lo que tenemos que hacer es ser responsables. Lo que no podemos hacer es sólo pensar en nuestra libertad y, sin embargo, no hacerlo respecto a estos prójimos que a veces lo pasan tan mal, que están sometidos a una injusticia en las condiciones de vida. Esto es fundamental que lo tengamos en cuenta. Por eso pienso que está muy bien lo que dijo Don Francisco Giner de los Ríos, hace ya casi un siglo, cuando dijo “Educación es dirigir con sentido la propia vida”, y este dirigir con sentido significa que nosotros cuando dirigimos nuestra vida, pensemos siempre en los demás. Pensemos también en nuestro entorno porque, de esta manera, cuando uno cuida el entorno ecológico está pensando en las generaciones venideras. Creo que es muy bonito porque, no en inglés o en francés, pero en castellano y en catalán el plural de yo es nosotros, y creo que es muy bonito porque de esta manera cada vez que uno piensa en si mismo está pensando en los otros.
JCR: Después de 12 años como Director General de la UNESCO, dejaste una serie de bases y fuiste uno de los ideólogos de la Declaración del Plan de Acción sobre la Cultura de Paz de la UNESCO, que sustenta a día de hoy una de las bases principales para lo que el Centro Norte-Sur del Consejo de Europa está queriendo denominar Educación Global, que engloba a la Educación en Derechos Humanos, Educación para la Paz, etc. Entonces dentro de esta tendencia vanguardista que están queriendo promover. ¿Cuáles son esos retos a los que se van a enfrentar dentro de querer crear una asignatura en toda la educación secundaria?
FMZ: En realidad tiene que ser en toda la educación, tiene que ser transversal, tiene que ser desde el primer momento. Recuerdo que en el año 1992 pedí al entonces Presidente de la Comisión Europea, el Señor Jacques Delors, que presidiera una Comisión sobre Educación en el Siglo XXI. El resultado de aquella petición fue un informe de una gran comisión de pedagogos, de sociólogos, de profesores, de docentes que son los que saben, los que pasan toda la vida dedicados a esta gran función educadora. En su informe decía que hay cuatro grandes pilares: Aprender a Conocer, Aprender a Ser, Aprender a Hacer y Aprender a Vivir Juntos. Yo añadí Aprender a Emprender porque creo que es muy importante que una vez tenemos el conocimiento, sepamos y tengamos el coraje de aplicar este conocimiento. Porque si no emprendemos quizás este conocimiento resulte inútil. Como digo muchas veces, el riesgo sin conocimiento es peligroso pero el conocimiento sin riesgo es inútil. Por tanto, creo que lo que tenemos que hacer hoy más que nunca, es aplicar este conocimiento, no callarnos. Durante siglos no ha habido ciudadanos, no ha habido más que vasallos, ha habido súbditos, ha habido gente atemorizada, por eso creo que es muy importante que en el primer párrafo de la Declaración Universal de Derechos Humanos en el preámbulo, se dice “Estos Derechos Humanos son para liberar a la humanidad del miedo”. Esto es sensacional. Nos tenemos que liberar del miedo, tenemos que actuar como ciudadanos. No tenemos que ser espectadores. Si nosotros queremos ser actores del futuro, y queremos hacer que haya muchas cosas que cambien, que deben cambiar, entonces lo que no podemos ser es espectadores impasibles. Tenemos que ser muy activos, tenemos que estar involucrados, tenemos que estar comprometidos para reaccionar. Encuentro que esto es lo más importante que hoy podemos recomendar porque estamos en un momento fascinante, muy complicado, en Occidente sobre todo, nos hemos pensado que somos el centro del mundo, pero no, no lo somos, menos ahora. América Latina está respondiendo muy bien y está encontrando nuevos cauces con el liderazgo de personas como Lula. Tenemos la India, tenemos África que está despertando gracias a personajes como Nelson Mandela. En realidad es en Occidente donde cometimos el gravísimo error sobre todo cuando, gracias a la magia de Mijaíl Sergéyevich Gorbachov, se había logrado que se hundiera todo el imperio soviético sin una gota de sangre. Aquel muro de Berlín cayendo y todos esos países en una larga marcha hacia las libertades públicas. Entonces resulta que el Señor Reagan y la Señora Thatcher, en lugar de decir se ha caído un sistema que basado en la igualdad se había olvidado de la libertad, ahora nosotros tenemos que procurar que el sistema basado en la libertad que representamos no se olvide de la igualdad. Y no solo se han olvidado de la igualdad, sino de la justicia. Cambiaron aquello por lo que tanto hemos luchado, la justicia social, la libertad, la solidaridad.
La Constitución de la UNESCO dice Solidaridad Intelectual y Moral. Pues nos hemos olvidado de todo eso y ahora lo cambiamos por las leyes del mercado. Entonces se inicia un proceso, llamado globalización que mire que resultados ha dado. Además abandonan las Naciones Unidas, las desprecian, y allí estamos todos. Si tenemos y queremos una democracia a escala local, sobre todo debe haber una democracia a escala mundial. Si las Naciones Unidas tienen muchas deficiencias, corríjanlas, pero no las aparten y digan a partir de ahora vamos a mandar seis. Que falta de liderazgo en Europa para decirles “no aceptamos de ninguna manera, Sr. Reagan y Sra. Thatcher están ustedes equivocados nosotros somos demócratas”. Sin embargo, aceptamos que seis países decidan, primero el G6, después G7, G8, G20, tanto me da. Esto se llama Plutocracia, esto se llama Oligocracia. ¿Cómo pueden 8 o 20 países mandar sobre 196? Por eso creo que estamos viviendo un momento fascinante. Porque gracias a los modernos métodos de comunicación e información ya podemos expresarnos, ya no hay nadie en el mundo que no diga yo ahora voy a decir esto porque lo pienso. También tenemos una conciencia global, usted lo ha demostrado, en las preguntas que me ha presentado no se refiere a nada en concreto sino a la educación a escala mundial. Esto es muy importante porque en el momento en que conocemos lo que pasa a diez mil kilómetros de distancia, primero apreciamos más lo que tenemos. Miramos y decimos, si aquellas personas de mi edad en este otro país, no tienen nada que beber, no tienen que comer, se están muriendo de hambre. Apreciamos más lo que tenemos y conocemos también las precariedades ajenas.
Hay otro factor importante para esta manera de ver el futuro esperanzador que quiero trasladar y es el mayor número de mujeres. La mujer que ha sido ausente siempre, que le hemos dado una labor procreadora y le hemos dicho que ya tiene bastante con ello. Y nos han hecho tanta falta… porque los hombres hemos aprendido a resolver las cosas por la fuerza, y la Cultura de Paz y de la No-Violencia, es precisamente la que quiere contrarrestar eso, y decir, a partir de ahora tenemos que pasar de la fuerza a la palabra, tenemos que pasar del músculo al diálogo, tenemos que pasar de ese perverso proverbio de si quieres la paz, prepara la guerra, a decir, si quieres la paz, ayuda a construirla con tu comportamiento todos los días. En esto, el papel de la mujer es un papel esencial. Primero porque la mujer tiene un respeto inherente a la vida. Tenga o no tenga hijos, tiene la capacidad de tenerlos y ese respeto especial a la vida. Segundo, la mujer por naturaleza aplaza el uso de la violencia. Mire usted cuando vemos el uso de la violencia como es mucho más raro en la mujer que en el hombre. Nunca olvidaré cuando el Presidente Nelson Mandela me decía un día en Pretoria “La Cultura de Paz y de No-Violencia será realmente posible cuando haya un porcentaje de mujeres en la toma de decisiones que garanticen ya que los hombres nos demos cuenta de que tenemos que pasar de la fuerza a la palabra, de la imposición a la conciliación”. Ahora lo que tendríamos que hacer, que estoy trabajando mucho en ello, es tener una Declaración Universal de la Democracia; Democracia Ética, Política, Económica, Cultural e Internacional. Esto nos llevaría a refundar las Naciones Unidas democráticamente. Aceptar el diseño de Roosevelt que nunca pudo llevar a la práctica ya que murió 3 meses antes de se inaugurara las Naciones Unidas en San Francisco en 1945.
JCR: De este discurso, Don Federico, me he quedado con una palabra muy interesante: empoderamiento, que es la quinta dimensión que usted señalaba. Creo que a día de hoy, como podemos observar todos, con esta toma de consciencia de la conciencia y la desconciencia, así como el conocimiento del conocimiento y del desconocimiento, creo que el papel que ejercen internet, las tecnologías, es decir, las TIC, van en paralelo. Empoderamiento e internet al ciudadano para ese proceso de democratización del mundo que nos está hablando. Creo que son la revolución, como la imprenta con el luteranismo en la reforma de la iglesia. Ha llegado en un momento de necesidad de cambio social y de estructuras que van acorde. ¿Cuál es su visión? En otras entrevistas usted habla mucho de empoderamiento de las sociedades a través de la nube. De cara al siglo XXI, con una visión más amplia ¿A que nos vamos a enfrentar en el proceso de democratización en el que usted ha estado trabajando?
FMZ: Hay unas grandes prioridades que las tenemos todos que observar, no es sólo para unos cuantos. Sobre todo el gran dominio actual, el gran dominio militar, casi todos hermanos de republicanos de los Estados Unidos. Estados Unidos en el año 2008 o 2009 el presupuesto militar que tenia era de 862.000 millones de dólares, esto no puede ser, esto es 8 veces más que el que sigue que es China con más de 110.000. Siendo China otro gran problema, que la hemos convertido por codicia e irresponsabilidad según palabras del Presidente Obama. Lo hemos convertido en la fábrica del mundo pero donde las condiciones laborales no las miramos. No hilamos fino, vamos allí sólo para hacer negocio y para ganar más dinero. El mundo ahora necesita una serie de acciones que solo desde la refundación democrática pueden lograrse.
En este empoderamiento, en esta nueva dimensión, que es la de expresarnos, la Constitución de la UNESCO, y disculpe que la cite tantas veces pero es algo que se funda en un momento de tal lucidez después de una guerra horrible con holocausto y genocidio, y por eso pues tiene esta riqueza porque está hecha con esa tensión humana de aquel momento de que tenemos que ser guiados por unos principios democráticos. Lo esencial es la igual dignidad de todos los seres humanos, sean hombres, mujeres, de una ideología o de otra, de una religión u otra, un color u otro. Todos los seres humanos iguales en dignidad. Estas son las cosas que tenemos que conservar. La UNESCO en su artículo primero dice también que tiene que garantizar la libre circulación de las ideas por la palabra y la imagen. Es decir, la libertad de expresión. Pero como hemos estado siempre callados porque no podíamos expresarnos. Hoy todavía en muchas partes del mundo la gente nace, vive y muere en 50 km2, es una pura realidad. Entonces como vamos a pedirle que tengan responsabilidades si solo conocen su entorno más inmediato y su entorno está marcado por el poder absoluto. Ahora por primera vez, todos aquellos que tenemos acceso y que cada vez somos más, sobre todo por la transposición a la telefonía móvil, a las posibilidades de internet, de las tecnologías más avanzadas, ahora, el número de personas que no deben guardar silencio han aumentado muchísimo. Por eso en el año 1994 cuando vi que una de mis nietas estaba manejando el ordenador y le pregunte qué estaba haciendo, me dijo que estaba chateando con un chico de Indonesia. Entonces ya comprendí, y escribí un poema que empieza diciendo “Delito de Silencio”. A partir de ahora, cuando tenemos la posibilidad de tener esta comunicación, este empoderamiento que nos da el podernos expresar libremente, el poder manifestar nuestras opiniones, en este momento, callar es un delito.
Me acuerdo la primera vez que visite la Unión Soviética como neurocientifico, fue en el año 1961, yo regresé y dije, está claro que la libertad tiene muchos riesgos pero es el don más maravilloso que existe. Allí había seguridad total, libertad nula. Había paz total, pero también recelo, miedo, silencio. Era la paz del silencio y de la sumisión de los ciudadanos. Recuerdo que dije, es el silencio de los silenciados. Pero después vi que había un silencio peor que el de los silenciados, que es el silencio de los silenciosos, de los que pudiendo y debiendo hablar, se callan, pasan a ser cómplices.
Por ello creo que esta pregunta suya es muy importante porque demuestra que ahora todos tenemos obligaciones de expresar lo que pensamos y de hacerlo libremente. Tenemos una Constitución que sienta las bases para que no se imponga ninguna creencia ni ninguna ideología. Yo soy creyente, pero cuando hay un Derecho Humano que dice que hasta la edad de la emancipación los niños se educarán en la ideología o creencia de sus padres, es decir, que haya una oferta sí, pero que haya una obligatoriedad, de ninguna manera. Que veamos que se pretende que los niños con los niños, y las niñas con las niñas, otra vez, ¡por favor! Lo digo porque la referencia a los Derechos Humanos y el podernos hoy defender personalmente a través de nuestra conducta cotidiana, esto sí que puede llevarnos a la Paz y la No-Violencia.
Porque ahora sí que lo podemos expresar y podemos decirlo a través de las redes sociales. Podemos decir, yo pienso de esta manera y creo además que es así como tenemos que ir hacia un futuro que sea realmente respetuoso además de con el medioambiente. No puede ser que solo por consumir y por este gran dominio militar, mediático, energético y financiero dentro de unos años nuestros hijos, o nuestros nietos, nos miren y nos digan, os despreciamos. Cuando tenía 16 años, leía a Albert Camus y terminaba uno de sus libros diciendo “les desprecio, porque pudiendo tanto se han atrevido a tan poco”. Y es que tiene toda la razón. Claro que somos despreciables. Si nosotros no nos implicamos y decimos basta ya, se acabó, no podemos seguir tolerando que por intereses el ártico se esté fundiendo. Hay un cambio climático evidente, lo quieran o no quieran reconocerlo una pandilla de personas que además creo que llegan a ser delincuentes en el momento en el que ocultan la verdad, y la ocultan por intereses económicos. Nos han estado engañando durante más de 16 años. Se lo digo porque Newsweek, publicó en el mes de Agosto del año 2007 ó 2008 un reportaje que se llamaba “The Truth About Denial” en que se demostraba que durante años una fundación inicialmente promovida por una gran industria del petróleo, ExxonMobile, a la que se unieron otras rápidamente nos habían estado engañando. Habían estado pagando cantidades muy grandes a pseudocientíficos para que dijeran “no se preocupen, no pasa nada, esto del cambio climático es un invento”. Pueden pasar cosas muy graves. Imagínese que el nivel del mar suba, ya no 2 metros como los cálculos quizá exagerados dicen, pero que suba 60 o 70 cms de aquí a fin de siglo. ¿Usted se imagina el trastorno, la catástrofe que esto representa para la gente que vaya a vivir dentro de unos años? ¿Usted se imagina que haya este calentamiento progresivo? ¿No nos damos cuenta de la responsabilidad inmensa que tenemos en este legado? Y por eso ojo con la frase de Camus, “les desprecio porque pudiendo, no se atrevieron”. Nosotros ahora, nos tenemos que atrever, y como nos tenemos que atrever, este día en el que hablamos de la No-Violencia y de la Paz, tenemos que decir que somos cada uno de nosotros los que con nuestra conducta de cada día tenemos que intentar construir la Paz en lugar de preparar la guerra.
JCR: Para acabar Don Federico, queríamos darle las gracias y pedirle que nos ofrezca unas palabras para nuestros lectores en este día tan especial de cara al futuro y al siglo que estamos comenzando.
FMZ: Pues me gustaría repetir las palabras que ha dicho Javier Collado y es que tenemos que procurar en un momento en que ya podemos y que ya tenemos la libertad de la expresión y nuestra implicación y compromiso, tenemos que ser conscientes de que todavía estamos a tiempo de cambiar una cultura de imposición, de miedo, una cultura basada económicamente en la especulación, en la deslocalización productiva, en la guerra, tenemos la posibilidad todavía de cambiarla en una cultura del dialogo, de la conciliación, de la alianza, en una cultura de paz. Este es mi deseo y creo que este día de la No-violencia y de la Paz lo podríamos ir repitiendo todos los días del año. De esta manera verán como dentro de un año Javier Collado estará mucho más optimista de lo que está hoy.
JCR: Muchas gracias Federico.
Javier Collado Ruano, Federico Mayor Zaragoza, Global Education Magazine

Javier Collado entrevistando al Sr. Federico Mayor Zaragoza, Ex-Director General de la UNESCO

 

En 1987, la 24ª Conferencia General de la UNESCO eligió al Sr. Federico Mayor Zaragoza como Director General, cargo en el que permaneció hasta1999. Desde el año 2000 preside la Fundación para una Cultura de Paz.

Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, Global Education Magazine,

www.fund-culturadepaz.org

 

 This article was published on January 30th: School Day of Non-violence and Peace in Global Education Magazine

Category: Africa, Asia, Central America, Child Health, Combat HIV/AIDS, End Poverty and Hunger, Environmental Sustainability, Español, Europe, Gender Equality, Global Partnership, Interviews, Maternal Health, Middle East, Millennium Development Goals, NGO, North America, Oceania, Private Institution, Public Institution, Refugee and displaced, South America, Transversal Studies, Universal Education, Voluntary Association, Your experiences, Your ideas · Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Supported by


Edited by:

Enjoy Our Newsletters!