La Sonrisa Nómada: un proyecto #voluntario transcultural

la sonrisa nomada lugo

Iván y Diego en su ciudad natal: Lugo.

Javier Collado Ruano: Estimados/as lectores/as, hoy tenemos el gusto de entrevistar a Iván Doel Varela y Diego Segade Blanco, del equipo “La Sonrisa Nómada“. Les conozco desde hace años y su rica visión de mundo y larga experiencia en temáticas sociales son un ejemplo para nuestra sociedad. Contarnos, ¿qué es y cómo surge el proyecto de “La Sonrisa Nómada”?

Iván y Diego: La Sonrisa Nómada nació a partir de la ilusión de unir nuestra pasión viajera con la posibilidad de colaborar con diversas asociaciones de ayuda humanitaria. Inicialmente surgió con la idea de participar en el rally de Mongolia, pero ya tenemos en mente futuros proyectos solidarios una vez completemos el rally.

la sonrisa nomada logo

JCR: ¿A quién se le ocurrió el nombre?

Diego Segade Blanco

.Diego: Ambos estuvimos varias horas debatiendo varias ideas. En cierto momento se nos ocurrió la idea de incluir la palabra nómada, ya que vamos a experimentar un estilo de vida itinerante durante esta aventura y los futuros proyectos que hagamos. Además, en el rally de Mongolia atravesamos varios países con un estilo de vida nómada, como Kazajistán o Mongolia. A partir de ahí, se me ocurrió la idea de intercambiar sonrisas por fotos a lo largo de nuestro viaje, y así nació el nombre de La Sonrisa Nómada.

.

JCR: ¿Ya tenéis estatus de asociación cultural o ONG?

Iván: Efectivamente. Nos hemos registrado como asociación cultural, deportiva y solidaria sin ánimo de lucro. Dicho registro lo hemos realizado a través de la Xunta de Galicia, lo que implica que todos los donativos recibidos y gastos que tengamos que realizar estarán registrados minuciosamente. En el caso de que fuésemos afortunados de recibir más donativos de lo necesario, los fondos irán destinados íntegramente a las asociaciones con las que colaboramos.

JCR: ¿Cuáles son vuestros objetivos con el proyecto?

Iván y Diego: Actualmente hemos dividido los objetivos en cuatro grandes ramas:

  1. Conseguir material sanitario de escasa disponibilidad en Mongolia y los países que atravesamos para donar. Por ejemplo, hemos hablado con la asociación La Otra Mirada en Mongolia, y allí son muy necesarias sillas de ruedas para niños, ya que no las fabrican y son muy difíciles de conseguir.
  2. Llevar el mencionado material con una ambulancia que será donada a nuestra llegada a Ulán Bator, lo que sería el viaje en sí mismo.
  3. Concienciar a la gente sobre ambas enfermedades. En el caso de la enfermedad de los huesos de cristal, vamos a colaborar directamente en Mongolia a nuestra llegada ayudando en diversas tareas en un centro de día habilitado para niños allí.
    En el caso del cáncer, queremos ayudar y dar a conocer la asociación Somos Unidos por el cáncer, y conseguir así que la gente de Lugo encuentre un lugar para realizar cualquier consulta sobre la enfermedad y obtener ayuda (recientemente realizaron un congreso para pacientes con cáncer y su entorno familiar).
    También creemos que la historia de Iván puede ser inspiradora para los pacientes que sufren o han sufrido cáncer, y les ayude a superar la enfermedad más fácilmente.
  4. Debido a que es una aventura bastante única, queremos dar también una perspectiva educativa sobre los países que atravesaremos, algunos de los cuales tienen una mala imagen, al menos mediática. Desde nuestro proyecto queremos mostrar el mundo de forma directa, sin filtros comerciales, sin máscaras políticas. Contaremos todo lo que suceda y mostraremos a la gente tal y como es ya que confiamos en que el mundo está sano y lo que hay es un gran temor y desconocimiento.

Si conseguimos llevar a cabo este proyecto desde la perspectiva social y económica habremos hecho un gran trabajo y sobretodo estableceremos unos pilares muy fuertes sobre los que construir propuestas para un futuro cercano.

JCR: ¿Cuáles son los próximos retos para el año 2016?

Iván y Diego: Tenemos un gran trabajo por delante, tanto antes de realizar el viaje, como durante, y después del mismo. Todos estos meses hasta julio tenemos que seguir trabajando en la web y redes sociales, creando contenido interesante para atraer a más gente al proyecto, al mismo tiempo que conseguimos donaciones, bien monetarias o bien de materiales que podamos donar a lo largo de la ruta o a nuestra llegada. Eso sin contar con la odisea que va a suponer preparar todos los visados necesarios una vez salgamos de Europa. Durante el viaje, tendremos que afrontar, y disfrutar, todos los imprevistos que nos surjan. Y después a nuestra llegada, tendremos que preparar diversos eventos, como una exposición fotográfica o la edición del video resumen que haremos del proyecto.

la sonrisa nomada los alpes

Diego e Iván en los Alpes.

 JCRContarnos un poco la historia sobre el rally de Mongolia ¿qué es exactamente?

Diego: El rally de Mongolia es una carrera solidaria con salida múltiple y recorrido libre. Nosotros saldremos desde Lugo y seguiremos la Ruta de la Seda durante una gran parte del camino, pasando por países como Turquía, Irán, Kirguistán o Kazajistán.

No es una carrera al uso, ya que no hay premio para el ganador, ni apoyo alguno por parte de la organización; sino la recompensa de disfrutar el camino al mismo tiempo que se colabora con asociaciones humanitarias, ya que todos los equipos participantes deben recaudar un mínimo de fondos para organizaciones o causas de su elección.

La historia del rally se remonta a 2004, donde participaron 6 equipos y solamente 4 lograron llegar a Mongolia. A lo largo de estos años ha ido ganado una gran presencia mediática, y en la última edición participaron más de 500 equipos y se recaudaron más de 200,000 euros.

la sonrisa nomada, rally mongolia

Itinerario de la Sonrisa Nómada en el Rally de Mongolia 2016.

 JCR¿Qué os han aportado vuestras aventuras por otros países y cómo creéis que serán esas 6 semanas con más de 16.000 km?

Iván: Ambos tenemos una gran experiencia viajera a nuestras espaldas, tanto juntos como separados. Creo que esa experiencia es muy importante para el proyecto, ya que ambos hemos viajado juntos por países subdesarrollados, donde muchísimas cosas no pasan como uno planea, por lo que hay que tener paciencia, adaptarse a la situación y buscar opciones alternativas para solucionar los imprevistos que se presenten. Vamos a pasar muchas horas juntos durante casi dos meses, así que el hecho de conocernos desde el instituto, ser mejores amigos desde aquellas, y haber viajado tanto juntos, nos va a ayudar a completar el rally de una forma divertida. Conocemos casos de equipos que se han separado, o que no han conseguido llegar a destino debido a su poca experiencia viajera o a que no había buen ambiente tras unos días de viaje. Nosotros estamos muy comprometidos con el proyecto, y tampoco queremos defraudar la confianza depositada en nosotros por nuestros patrocinadores, así que el conocernos tan bien es uno de nuestros puntos más fuertes como equipo.

JCR: ¿Cuáles son vuestros patrocinadores para esta aventura?

Diego: Como ambos somos lucenses, inicialmente estamos buscando patrocinio en nuestra ciudad, aunque estamos abiertos a cualquier tipo de ayuda obviamente. Por ejemplo, hasta la fecha ya tenemos patrocinadores en Coruña y en Ferrol. Nuestro mayor patrocinador hasta ahora ha sido sin duda Gráficas Bao, una empresa de servicios de impresión lucense que se ha volcado en el proyecto desde el día 1, y nos ha ofrecido totalmente gratis más de 200 calendarios impresos en una calidad altísima, así como varias memorias, pancartas y trípticos que hemos preparado para difundir nuestro proyecto.

El reto más grande que tenemos por delante en nuestra búsqueda de patrocinio es sin duda conseguir el vehículo o ambulancia, que donaremos a nuestra llegada a Ulán Bator.

 JCR¿Habéis pensado cómo reparar la huella ecológica que dejareis durante vuestra aventura?

Iván: Así es. Todavía no disponemos del vehículo que llevaremos, pero en total es una aventura de más de 16000 km, lo que implica una contaminación de CO2 a considerar, ya que muy probablemente el vehículo tendrá cierta antigüedad.

Nos hemos comprometido a calcular dicho gasto de CO2, y a plantar una cantidad de árboles equivalente para contrarrestarlo a nuestro regreso a Lugo.

JCR: ¿Por qué habéis decidido donar los beneficios recaudados a las asociaciones “somos unidos por el cáncer” y “la otra mirada”? 

Iván y Diego: Invertimos mucho tiempo también decidiendo las causas con las que queríamos colaborar. Ya que el patrocinio principalmente estaría ofrecido por empresas y personas españolas, queríamos colaborar con dos causas, una en el origen y otra en el destino. Decidimos también que queríamos trabajar con asociaciones pequeñas o humildes, pero comprometidas con las causas.

Somos unidos por el cáncerSomos Unidos por el Cáncer es una asociación lucense, cuyos directivos tienen por desgracia una relación muy cercana con la causa, por lo que están muy comprometidos y realizan todo tipo de actividades para recaudar fondos e invertirlos en investigación médica. Decidimos trabajar con ellos ya que tanto a Iván, por haber sufrido cáncer, como a Diego por ser su mejor amigo, están muy involucrados con la causa y querían contribuir en la medida en la que les fuese posible. Trabajaremos mucho con ellos, ya que organizaremos diversos eventos conjuntos de aquí a la salida del rally.

.

la otra miradaLa otra mirada es una asociación de origen vasco que trabaja en una de las zonas más pobres de Ulán Bator. En apenas un par de años han logrado construir un centro de día para niños con la enfermedad de los huesos de cristal. Tras hablar con ellos, entendimos que es una enfermedad relativamente común en Mongolia y para la cual no están preparados, ya que la mayoría de las escuelas no aceptan a niños con esta enfermedad por no estar acondicionadas para ellos, por lo que decidimos trabajar con ellos y donarles nuestro vehículo a la llegada (una ambulancia remodelada para transportar dichos niños), y diverso material sanitario.

JCR: Iván, ¿En qué medida te han ayudado los viajes a superar el cáncer que te diagnosticaron hace un año?

Iván Doel VarelaIvan: Un cáncer nunca llega en buen momento. En mi caso llegó en un momento de mi vida que estaba pidiendo un cambio. Llevaba ya casi 5 años viviendo en Kuala Lumpur y sentía que era el momento de volver a cambiar de país y experimentar otra cultura diferente. Tras el diagnóstico, pasé por momentos muy malos tanto con el tratamiento como con la decisión de a dónde iba a ir mi vida, ya que seguir en Kuala Lumpur me ofrecería una estabilidad económica que tal vez podría ser necesaria para continuar el tratamiento. Al final descubrí el cáncer en un estadío 1, lo que me permitiría tomarme un año sabático de descanso y hacer algo que realmente me gusta, viajar y bucear. Como una parte importante de la recuperación es el estado de ánimo en el que uno se encuentra, me animé a dejar el trabajo y viajar todo lo que pudiera durante una temporada, que es lo que estoy haciendo ahora mismo.

 

JCR: ¿Consideráis que el hecho de descubrir otras culturas y estar en contacto con la naturaleza nos hace valorar más la propia vida?

Iván: Personalmente creo que viajar por el mundo es uno de los mejores tipos de educación que se puede obtener. Viajar hace que valoremos más las experiencias que los bienes que compramos (Smartphone, ropa, etc…). Estando asentados en un mismo sitio tendemos a adquirir y acumular cosas que realmente no necesitamos. Al viajar, uno descubre culturas diferentes, y formas distintas de ver el mundo y hacer las cosas, y te da la posibilidad de ver que incluso gente con pocos recursos es muy feliz, por lo que uno se empieza a replantear muchos hábitos que se tienen en casa.

JCR: ¿Qué opinan vuestras familias en Lugo mientras estáis viajando por otros países tan lejanos?

Iván: Yo ya llevo unos 8 años viviendo fuera de España, por lo que ya tengo a mis padres un poco más acostumbrados a que esté fuera, aunque aún me siguen preguntando cuándo vuelvo a menudo jeje. Este año entienden mejor que nunca mis ganas de explorar el mundo para descansar y no agobiarme por lo sufrido.

Diego: Bueno pues mis padres y hermana a día de hoy están preocupados, desde luego es algo que no quieren que haga porque saben que vamos a tener complicaciones, sufrir algún robo o incluso algo más serio y la ayuda en esos países no es ni mucho menos directa. En caso de que pasase algo aquí, consideran que podrían controlar la situación y fuera se escaparía completamente de sus manos. Sin embargo, a lo largo de estos años viajando creo que también comprobaron a través de mis experiencias que el mundo es accesible, que realmente la gente es gente en cualquier lugar y que somos capaces de sobreponernos ante cualquier situación complicada. A día de hoy existe algo que es la zona de confort y en cierto modo creo que nos hace disfrutar menos el día a día, espero que comprendan que en este viaje voy a aprender y recibir muchísimo más que en 10 meses de vida en mi ciudad.

la sonrisa nomada birmania

Diego e Iván en Birmania.

JCR: ¿Por qué consideráis que la ayuda voluntaria a las personas más necesitadas es fundamental en estos momentos para vuestras vidas?

Diego: En estos momentos acabamos de llegar a los maravillosos 30 años, momento ideal para cerrar la vida y comprarse un piso, ropa de marca para distinguirse de los demás, hacer un tipo de turismo con todo incluido y entrar en una espiral consumista que es lo único que importa en la sociedad de hoy en día. No obstante, esto te hace estar en buena medida vacío, lo que llena es la gente, la mirada directa, la sonrisa ajena por algo que pensabas que no tenía valor y que te aporta mucho más que el último Smartphone del mercado.

JCR: ¿Cuál es vuestro mensaje para nuestros lectores y lectoras en el Día Internacional del Voluntariado?

Ivan y Diego: Mucha gente considera que hay que tener una gran fortuna para ayudar a los más necesitados o colaborar de alguna forma. Esto no es cierto, hasta el más mínimo detalle puede marcar una gran diferencia. Desde donar cosas que realmente no son necesarias, hasta no comprar cierto capricho que puede ser innecesario y donar ese dinero. También se puede colaborar con asociaciones locales del entorno, no hace falta disponer de un mes para irse al África profunda a hacer un voluntariado, se puede ayudar un poco al lado de casa el fin de semana.

 

JCR: ¿Queréis comentar alguna cosa más?

Iván y Diego: Siguiendo un poco con la pregunta anterior, se puede colaborar de cualquier forma; si la gente que lee esto nos sigue en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram le estará dando más visibilidad a nuestro proyecto, y eso nos llevará a conseguir más donativos o material para nuestro proyecto solidario.

Invitamos también a que la gente se informe más sobre nuestro proyecto en la web www.lasonrisanomada.com dónde quien quiera y/o pueda encontrará vías para colaborar con nosotros. Muchas gracias.

la sonrisa nomada logo

JCR: ¡Muchas gracias a vosotros chicos! Mucha salud y que la fuerza os acompañe en esta etapa de la aventura de la vida…

.

This article was published on 5th December 2015, for the International Volunteer Day at Global Education Magazine.

Supported by


Edited by:

Enjoy Our Newsletters!

navegacion-segura-google navegacion-segura-mcafee-siteadvisor navegacion-segura-norton